Cómo hacer bizcocho integral de naranja y semillas de amapola con Thermomix

Adoro levantarme por la mañana y saber que en la cocina me espera un trocito de bizcocho casero. Por eso mismo suelo emplear los fines de semana para cocinar toda la repostería casera que el tiempo me permita e ir congelándola para que nunca me falte en mis desayunos un rico trozo de bizcocho, magdalenas o galletas.

Este bizcocho de naranja me encanta por lo jugoso que es y por el rico sabor que le aporta la naranja en este caso y es que no me digáis que los cítricos no quedan bien en cualquier masa de bizcocho que vayas a hacer.

El toque de las semillas de amapola es completamente opcional, pero te aseguro que si tienes opción de añadírselas, verás que textura tan maravillosa obtienes con este particular ingrediente.

El hecho de ponerle glaseado también es algo que eliges tú. Yo no siempre se lo pongo porque acentúa mucho el sabor y la jugosidad de este sencillo bizcocho.

  • Preparación 5 min.
  • Cocinado 45 min.
  • Total 50 min.
  • Raciones 6 personas
  • 320 gr. de harina integral
  • 3 huevos M
  • 300 gr. de azúcar moreno
  • la ralladura y el zumo de una naranja
  • 125 gr. de aceite de girasol u oliva suave
  • 200 gr. de yogur natural
  • 15 gr. de levadura química en polvo
  • 2 cucharadas de semillas de amapola
  • 100 gr. de azúcar glass
  • 2-3 cucharadas de leche o nata

Preparación bizcocho de naranja integral con semillas de amapola

1

Precalentamos el horno a 180ºC. y engrasamos un molde redondo o rectangular con un poco de mantequilla pomada que esparciremos bien por todos los lados del molde con ayuda de un pincel. Reservamos.

2

En el vaso del Thermomix echamos el azúcar y la cáscara de la naranja, tomando la precaución de no añadir la parte blanca de la cáscara, ya que aportaría sabor amargo a nuestro bizcocho. Pulverizamos durante 10 segundos a velocidad 10.

3

Ahora añadimos la harina integral, el aceite, el zumo de limón, los yogures, la levadura y los huevos y programamos 30 segundos a velocidad 5.

4

Añadimos las semillas de amapola y las mezclamos con ayuda de la espátula hasta que se repartan bien por toda la masa.

5

Vertemos la masa en el molde y lo horneamos durante 45 minutos, o hasta que al pinchar en el centro con un palito o brocheta, éste salga completamente limpio.

6

Sacamos el bizcocho del horno y esperamos 10 minutos antes de desmoldarlo.

7

Mientras se enfría el bizcocho preparamos el glaseado mezclando el azúcar glass previamente tamizado con una o dos cucharadas de leche o de nata. Ajustaremos el espesor del glaseado a nuestro gusto añadiendo más o menos leche o nata. Si nos ha quedado demasiado líquido añadiremos un poco más de azúcar glass.

8

Vertemos el glaseado sobre el bizcocho cuando éste esté completamente frio.

Algunas aclaraciones

Puedes hacer el bizcocho sin añadirle las semillas de amapola y sin preparar el glaseado. A mí me encanta de todas las maneras pero me gusta ir variándolo y de esta manera tener cada vez un bizcocho diferente.

Deje su comentario