Cómo hacer croquetas con níscalos y queso azul con Thermomix

Por | 2017-11-16T15:22:51+00:00 7 noviembre, 2014|Huevos y quesos, Técnicas básicas|Sin comentarios

En la anterior entrada publicada de las croquetas de jamón comentábamos que las croquetas son porciones de masa hechas con un picadillo ligadas con bechamel, rebozadas después con huevo y pan rallado que se fríen en abundante aceite. Su forma generalmente es redonda u ovalada.

El aceite en el que se fríen las croquetas debe ser abundante para que las croquetas “naden” en él y debe estar muy caliente para que  cuando las metamos en él se forme rápidamente una capa fina e impermeable a su alrededor evitando así que entre aceite en el interior.

Comentábamos que hay miles de recetas de croquetas y hoy venimos con una versión un tanto especial puesto que el relleno son níscalos y queso azul 😀 una mezcla sorprendente que se fundirá en vuestras bocas 😉

Queremos seguir animándoos a preparar vuestras propias croquetas caseras con vuestro Thermomix, una opción estupenda para hacer una deliciosa masa de croquetas de manera super sencilla!

Ingredientes:

100 gr. de queso azul;

50 ml. de aceite de oliva;

200 gr. de níscalos;

50 gr. de pimiento rojo;

50 gr. de cebolla;

sal;

Bechamel para croquetas*

*

100 gr. de aceite de oliva;

200 gr. de harina;

800 ml. de leche a temperatura ambiente;

sal;

Preparación:

1. Comenzamos rallando el queso azul, para ello lo introducimos cortado en trozos regulares en el vaso del Thermomix. Rallamos 5 segundos, velocidad 5. Reservamos.

2. Sin lavar el vaso añadimos el aceite en el vaso del Thermomix y calentamos, 7 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1.

3. Añadimos el pimiento rojo y la cebolla cortada en trozos regulares en el vaso del Thermomix y trituramos 5 segundos, velocidad 5. Sofreimos 5 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1.

4. Añadimos los níscalos limpios, secos y cortados y trituramos 5 segundos, velocidad 5. Colocamos la mariposa teniendo especial cuidado que quede más o menos la misma cantidad de níscalos a ambos lados y programamos 10 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1.

5. Retiramos la mariposa y apartamos el vaso. Echamos el queso azul reservado encima. Removemos con la espátula hasta que quede todo bien integrado. Reservamos.

Vamos ahora a preparar la bechamel de las croquetas 😉

6. Sin lavar el vaso añadimos el aceite y calentamos programando 3 minutos, temperatura Varoma, velocidad 3 y 1/2. Añadimos después la harina y tostamos 4 minutos, temperatura 100º, velocidad 2 y 1/2.

7. Incorporamos la leche y la sal y mezclamos 10 segundos, velocidad 3.

8. Agregamos dos cucharadas de la mezcla de los níscalos y programamos 7 minutos, temperatura Varoma, velocidad 4. Cuando se termine el tiempo dejamos reposar unos minutos dentro del vaso.

9. Añadimos el resto de la mezcla de los níscalos y mezclamos bien con la espátula. Verificamos el punto de sal.

10. Por último, vertemos la bechamel en una manga pastelera o un recipiente y la dejamos enfriar. Una vez fría formamos las croquetas y las rebozamos en huevo y pan rallado.

En ésta ocasión nos hemos decantado por formar las croquetas con la cuchara pero recuerda que puedes hacerlo más fácil con una manga pastelera tal y como hicimos con las croquetas de jamón 😉

11. Freímos en abundante aceite de oliva virgen extra.

Nota: las croquetas podemos congelarlas tanto antes como después de freirlas. Para descongelar las pasamos al frigorífico el día de antes 😉

Acompaña las croquetas con una ensalada variada de lechugas y disfruta del sabor. Buen provecho!

No hay comentarios

  1. enric 12 noviembre, 2014 en 4:34 pm - Responder

    croquetas

Deje su comentario