Masa quebrada con queso con Thermomix. Cómo usar restos de masa quebrada

Por | 2017-11-16T15:23:10+00:00 28 febrero, 2013|Repostería|Sin comentarios

Como sabes, la masa quebrada es una masa que se suele utilizar para bases de tartas, tanto saladas como dulces, y para muchas otras preparaciones. Ya tenemos en el blog varias recetas de masa quebrada: masa quebrada sin mantequilla, y dos masas quebradas específicamente para dulces, de avellanas y de chocolate, y hoy te enseñamos a preparar otra masa quebrada con queso crema.

El ejemplo de masa quebrada que traemos hoy es especialmente adecuado para preparaciones saladas, como quiches o tartas saladas. También resulta estupenda para elaborar pasteles de carne de estilo británico, que se preparan con estofados densos en fuentes que se tapan con masa quebrada o de hojaldre. Ya sabes que el Thermomix prepara este tipo de masa con facilidad y rapidez, solamente hay que tener cuidado de no pasarse de mezclado, para que la masa se deshaga en la boca. Por ello los tiempos que damos son muy cortos.

Ingredientes

400 gr. de harina de repostería, 150 gr. de mantequilla fría, 150 gr. de queso crema, ½ cucharadita de levadura, ½ cucharadita de sal, 1 huevo grande, huevo adicional o leche para pintar la superficie.

Elaboración

Pon en el vaso del Thermomix todos los ingredientes, menos el huevo, con la mantequilla cortada en trozos medianos. Programa 7 segundos a velocidad 6. Obtendrás una masa arenosa como la que se ve en la foto.

Añade el huevo (no hace falta batirlo previamente) y vuelve a programar 7 segundos a velocidad 6, hasta que la mezcla amalgame y  se haga una bola. Pasa la masa a la encimera, aplástala con la mano o con un rodillo para formar una torta, métela en una bolsa de plástico y ponla en el frigorífico 10 minutos, para que se enfríe y repose.

Para usarla, estírala sobre la encimera o mesa con un rodillo hasta un grosor de unos 2 mm, córtala a la medida que desees y colócala en el molde. Ya sabes que si vas a usarla como base para una tarta o quiche es mejor pincharla bien con un tenedor y hornearla en vacío con peso encima, colocando en el interior del molde y sobre la masa un papel de hornear con legumbres secas. El horneado de las masas quebradas se hace normalmente a 180° con aire, y a 190-200° sin aire.

Consejos

Cuando os queden restos de masa quebrada se pueden utilizar, como en el ejemplo que damos aquí y que puedes ver en la foto (hemos usado una suculenta sopa de cebolla), para preparar sopas o estofados en croute.  Este término francés alude a platos que van envueltos en masa, en este caso, platos que se sirven en un cuenco o pequeña marmita que se cubre con una tapa de pasta. Los cuencos se meten al horno con la sopa o estofado y la tapa de masa, horneándolo todo junto durante 15-20 minutos. De esta manera se puede convertir cualquier sopa o estofado en un plato de lujo, con tan solo utilizar un retal de masa quebrada. Ten en cuenta que la masa debe sobresalir bastante del borde del cuenco o marmita, para quedar suficientemente agarrada y que no caiga al interior; apriete bien los bordes para que se pegue. No olvides hacer un pequeño orificio en el centro de la masa para que salga el vapor, y no llenes el cuenco hasta el borde, para que la masa no llegue a tocar el alimento. Pincela la superficie de la masa con huevo batido o leche, para que quede más dorada, y hornea a 180°.

Como todas las masas quebradas, esta masa quebrada con queso admite perfectamente la congelación, bien en bloque, sin estirar, bien ya estirada sobre un molde, en una bolsa de plástico cerrada.

 

Deje su comentario