Cómo hacer rillettes de salmón con Thermomix

Por | 2017-11-16T15:23:22+00:00 19 junio, 2012|Pescados y mariscos|Sin comentarios

Siguiendo con las sugerencias de picoteo que os estamos trayendo este mes de junio, hoy tenemos unas deliciosas rillettes de salmón. Las rillettes son una preparación de la gastronomía francesa que en origen se hace con carne. Es una especie de paté desmenuzado, que se suele consumir untado en pan, preparado cociendo la carne lentamente en grasa hasta que queda muy tierna, y cuya superficie se suele cubrir con manteca de cerdo o grasa de ave.

Aunque las rillettes se preparaban en origen con carne, hoy día son muy habituales también con pescado, con un método de preparación ciertamente algo distinto, puesto que el pescado no se cocina en ninguna grasa. En las rillettes que os traemos hoy el pescado se cocina al vapor en el recipiente Varoma de nuestro Thermomix.

Ingredientes

500 gr. de salmón, 1000 gr. de agua, 100 gr. de mantequilla ablandada, 60 gr. de cebolla, 1 cucharada de yogur natural, 2 cucharaditas de mostaza a la antigua, 125 gr. de trucha ahumada, 15 gr. de zumo de limón, 1 yema de huevo, sal al gusto.

Elaboración

Pon el salmón, bien limpio, en la bandeja del Varoma. Sálalo a tu gusto.

Vierte el agua en el vaso y programa 10 minutos a temperatura Varoma y velocidad 1. Cuando hierva el agua (al cabo de unos 2 minutos), coloca el Varoma sobre el vaso. Al cabo de los 10 minutos comprueba que el salmón esté hecho abriéndolo un poco con un cuchillo, y reserva. Vacía el vaso del agua usada para la cocción al vapor.

Corta la cebolla en trozos, ponla en el vaso, añade 50 gr. de mantequilla ablandada y programa 5 segundos a velocidad 6 para triturar la cebolla. A continuación, programa 7 minutos a temperatura Varoma y velocidad 1, para sofreírla.

Añade entonces la sal, el yogur, la mantequilla restante y la mostaza. Programa 10 segundos a velocidad 4 para que se mezclen bien. Agrega la yema de huevo, el limón y la trucha ahumada. Dale 2 o 3 golpes de turbo para que se triture la trucha.

Por último, añade el salmón y la sal, y vuelve a dar varios golpes de turbo, aunque solo los necesarios para obtener un puré grueso. No debe quedar completamente triturado. Traslada el puré a un cuenco para servirlo.

Consejos

Dado que las rillettes llevan una yema de huevo cruda, no se pueden conservar mucho tiempo, por lo que aconsejamos consumirlos en dos o tres días a lo sumo. Se les puede añadir algo de mantequilla derretida por encima, que al solidificarse aísla la superficie de los rillettes del exterior y ayuda prolongar algo la conservación.

Degusta estas rillettes de salmón sobre una rebanada de buen pan con un chorrito de limón por encima, no te defraudarán.

Deje su comentario