Ajoblanco, recetas de sopas frías con Thermomix

Por | 2017-11-16T15:23:22+00:00 7 junio, 2012|Sopas y Cremas|Sin comentarios

Con el buen tiempo las sopas frías pasan a ser protagonistas de nuestras mesas. No solo son refrescantes y muy convenientes para aportarnos todo el líquido que necesitamos cuando hace calor, sino nutritivas y muy sabrosas. Además del salmorejo y del gazpacho de albahaca que ya tenemos en el blog, hoy os traemos todo un clásico de Andalucía, el ajoblanco, una sopa fría que se elabora con la misma base que las demás sopas frías andaluzas, aceite, vinagre, pan, ajo y agua, a la que se le añade almendra cruda para darle cuerpo y cremosidad.

Aunque quizá el ajoblanco más conocido sea el de la provincia de Málaga, también se elabora en otras provincias andaluzas y en Extremadura. Antaño el pan, los ajos y las almendras que componen el ajoblanco se majaban en mortero, pero ahora podemos conseguir una textura finísima sin esfuerzo con nuestro Thermomix.

Ingredientes

100 gr. de miga de pan duro, 150 gr. de almendras crudas, 2 dientes de ajo, 2 cucharaditas de sal, 80 gr. de aceite de oliva virgen, 25 gr. de vinagre de Jerez, 650 gr. de agua.

Elaboración

En primer lugar, pesa el agua. Pon la miga a remojar en un plato con la parte de agua que sea necesaria para empaparla. Deja que se empape por completo.

Pon en el vaso del Thermomix las almendras y el ajo pelado. Programa 30 segundos a velocidad 5 para triturarlos bien.

Cuando el pan se haya empapado bien, añádelo al vaso junto con el agua de empaparlo que haya quedado. Programa 15 segundos a velocidad 7 para conseguir una pasta densa y fina.

Añade el resto del agua, el vinagre, el aceite y la sal y programa 30 segundos a velocidad 8. Pasa el ajoblanco a un recipiente hermético y refrigéralo bien en el frigorífico.

Consejos

El ajoblanco se sirve bien fresquito. Si lo vas a consumir de inmediato, puedes sustituir el peso que quieras de agua por el mismo peso de cubitos de hielo y añadirlos al final, después de la trituración.

Es tradicional consumir el ajoblanco con uvas moscatel peladas, aunque también con trozos de melón o con lascas de jamón serrano.

No hay comentarios

  1. elena 23 noviembre, 2012 en 9:21 pm - Responder

    exelente.rica……gracias.

Deje su comentario