Cómo hacer salsa brava con Thermomix

Por | 2017-11-16T15:23:28+00:00 31 enero, 2012|Salsas y Guarniciones|Sin comentarios

Continuamos con clásicos de la cocina en nuestros trucos para Thermomix. Hoy le toca a la salsa brava, muy conocida preparación, pero que no es muy habitual elaborar en casa. Esta salsa realmente no difiere mucho de una salsa de tomate clásica, por ello se puede preparar perfectamente en versión casera con nuestro Thermomix. Esto tiene la ventaja de que podemos controlar sin ninguna dificultad el grado de picante.

La salsa brava conoce muchas variantes por todas las regiones españolas, esta es tan solo una de ellas. Hay quien le añade también un chorretoncito de vinagre e incluso algo de pimentón.

Ingredientes

250 gr. de cebolla, 800 gr. de tomate, 10 gr. de azúcar, 2 cayenas, 1 buen chorretón de salsa Tabasco, sal al gusto.

Elaboración

Empieza por pelar la cebolla, ponla en el vaso cortada en cascos y tritura 6 segundos a velocidad 6. Baja con la espátula lo que haya quedado en las paredes y programa 8 minutos a 100 °C y velocidad cuchara para sofreír la cebolla hasta que esté transparente y blanda.

Lava bien los tomates y añádelos a la cebolla, cortados en cuartos. Añade también las dos cayenas y la sal. Tritura 20 segundos a velocidad 8. Programa 25 minutos a temperatura Varoma y velocidad 1. El tiempo exacto de reducción de la salsa depende del agua que lleven los tomates. Si son muy acuosos, es probable que necesites cocer la salsa otros 5-10 minutos.

A continuación, tritura 1 minuto a velocidad 9. Comprueba si tiene la consistencia que quieres (debe quedar más bien espesa). Prueba también el punto de sazón y añade más sal si fuera necesario. Por último, echa el chorretón de Tabasco y mezcla brevemente. Vuelve a probar para ajustar el picante a tu gusto. Ten en cuenta que debe quedar picante al gusto, pues las patatas, que son de por sí sosas, atenúan mucho la sensación de picante.

Consejos, degustación

Como cualquier salsa de tomate, la salsa brava se puede congelar sin ningún problema, en algún recipiente de plástico o en un frasco de cristal. Si usáis este último tipo de recipiente, no lo llenéis hasta arriba para que no explote al congelarse.

Degusta esta salsa servida generosamente sobre unas buenas patatas fritas en taquitos para tener unas tradicionales patatas bravas. Y si quieres experimentar, la salsa brava resulta también deliciosa sobre una buena hamburguesa casera en lugar del ketchup.

No hay comentarios

  1. CONCHA 22 septiembre, 2013 en 10:56 am - Responder

    y EL ACEITE¿?

Deje su comentario