Cómo hacer salsa holandesa con Thermomix

Por | 2017-10-06T12:07:28+00:00 26 enero, 2012|Salsas y Guarniciones|Sin comentarios

La salsa holandesa es una emulsión de mantequilla, zumo de limón y yema de huevo, similar por tanto a la mayonesa, con la diferencia de que la grasa que se emulsiona es la mantequilla en lugar del aceite, y que se prepara y se consume a cierta temperatura, no fría. A pesar de su nombre, es una preparación de origen francés. Esta fina salsa resulta muy indicada para pescados y verduras, y es uno de los ingredientes imprescindibles de los huevos Benedictine.

La salsa holandesa es muy delicada, pues se corta con mucha facilidad a causa del calor. Por eso el Thermomix, con su control de temperatura, resulta de gran ayuda para no fallar en su elaboración.

Ingredientes

200 gr. de mantequilla, 3 yemas de huevo, 15 gr. de agua fría, 15 gr. de zumo de limón, sal y pimienta al gusto.

Elaboración

Casca los huevos, separa las yemas de las claras y reserva estas para otro uso (las puedes congelar). Pon las yemas en un bol.

Corta la mantequilla en pedazos y añádela al vaso. Programa 4 minutos a 50 °C y velocidad 2-3 para derretirla. Para la máquina de vez en cuando y baja lo que vaya quedando por las paredes. No te pases de calor, es mejor que quede algún pedacito sin derretir. Una vez derretida la mantequilla, trasvásala a una jarra y resérvala.

Sin limpiar el vaso, añade las yemas, el agua, el limón y los condimentos. Programa 4 minutos a 70 °C y velocidad 4. Cuando veas que la máquina alcanza los 60 °C, comienza a añadir la mantequilla de la jarra a hilo, despacio y con cuidado. Una vez transcurrido el tiempo, comprueba rápidamente la consistencia de la salsa (debe haber espesado, pero nunca debe estar tan espesa como una mayonesa, más bien como unas natillas).

Si no estuviera suficientemente espesa, programa de inmediato otro minuto en las mismas condiciones. Puedes seguir programando minutos adicionales, de uno en uno, hasta conseguir la consistencia deseada (siempre comprueba con rapidez y vuelve a poner en marcha la máquina de inmediato, para que la salsa no quede en contacto con la pared caliente del vaso sin batirse). Una vez conseguido el espesor, sigue batiendo 3-4 minutos sin temperatura, para que la salsa se enfríe ligeramente en el propio vaso.

Vierte la salsa en un cuenco y mantenlo al baño maría, pues la salsa se consume templada.

Consejos, degustación

Como ya hemos comentado, esta salsa holandesa se consume templada y es muy sensible al aumento de calor, por lo que aconsejamos prepararla justo antes de utilizarla. Si tiene que esperar algún tiempo, conviene mantenerla al calor sobre un recipiente con agua caliente, al baño maría. La salsa holandesa le dará un toque exquisito a cualquier pescado y verdura a la plancha, al horno o al vapor.

No hay comentarios

  1. Valeria 17 junio, 2013 en 7:42 pm - Responder

    Si quiero hacer el doble de cantidad de la receta de la salsa holandesa, cuál sería el procedimiento.
    Saludos
    Valeria

  2. Yaya 24 septiembre, 2013 en 9:44 am - Responder

    Hola:
    Estoy paseando por tu blog y me parece muy interesante. Hace muy poco tiempo que tengo la Thermomix y creo que me va a ser muy útll seguir tus recetas.
    Muchas gracias, un saludo

  3. Rebeca 9 enero, 2015 en 7:15 pm - Responder

    Me encanta esta salsa, yo le pondré una yema más, por lo demás todo genial!
    Vasocerrado.blogspot.com

Deje su comentario