Cómo hacer salsa vizcaína con Thermomix

Por | 2017-11-16T15:23:31+00:00 22 noviembre, 2011|Salsas y Guarniciones|Sin comentarios

La salsa vizcaína es una preparación típica de Euskadi, que consta principalmente de cebolla pochada y carne de pimiento choricero, al que debe su característico color rojizo. Es una salsa muy versátil y sabrosa, que va bien con multitud de platos, desde el clásico bacalao a unos caracoles. Se ha usado tradicionalmente para acompañar y realzar alimentos de sabor suave.

Para prepararla, la cebolla se sofríe a fuego muy lento durante largo tiempo, hasta su completa caramelización, lo que le aporta a la salsa una muy particular dulzura de fondo. La cebolla empleada es mitad blanca y mitad morada. Esta última le da un toque especial e imprescindible, por lo que no se debería sustituir por la misma cantidad de cebolla blanca; el resultado sería distinto.

Asimismo, a esta salsa se le puede añadir algo de charcutería para darle más sabor: tocino, jamón serrano, etc., aunque también hay quien prefiere añadirle sencillamente un buen caldo de carne.

Ingredientes

500 gr. de cebolla morada, 500 gr. de cebolla blanca, 2 ajos, 100 gr. de aceite de oliva virgen, 125 gr. de carne de pimiento choricero, 50 gr. de tocino ibérico (opcional), 2 granos de pimienta negra, sal al gusto, agua según la consistencia obtenida.

Elaboración

Pela las cebollas, córtalas en cuartos y ponlas en el vaso del Thermomix. Pela los ajos y añádelos. Vierte después el aceite. Tritura 6-7 segundos en velocidad 6.
Baja con la espátula lo que haya quedado en las paredes, añade el pedazo de tocino, si quieres, y programa 10 minutos a temperatura Varoma, velocidad cuchara y giro inverso, para secar un poco la cebolla. A continuación, programa otros 60 minutos a 100 °C, velocidad cuchara y giro inverso.


Debes obtener un sofrito muy deshecho y con la cebolla de color bastante oscuro. Retira el pedazo de tocino, si lo has usado, y añade la carne de pimiento choricero. Programa otros 5 minutos a 100 °C y velocidad cuchara, para que se mezcle bien el pimiento con la cebolla.

Añade algo de agua, según la consistencia que hayas obtenido, para facilitar la trituración y tritura a velocidad 6-7. Hay quien prefiere una consistencia más fina y quien la prefiere más gruesa, ajusta el tiempo de trituración a tu gusto; programa de 15 a 20 segundos para obtener una salsa fina. Añade más agua si fuera necesario.

Prueba de sal y rectifica; el salado requerido será distinto según hayas usado o no algo de charcutería para dar sabor.

Consejos, degustación

En lugar de usar carne de pimiento choricero envasada, se pueden usar pimientos choriceros secos según el método tradicional, poniéndolos a cocer en agua, llevándolos a ebullición tres veces consecutivas y rascando luego la carne con una cuchara. Es sin duda una opción más laboriosa, pero que aporta más sabor.
Esta deliciosa salsa vizcaína puede añadirse a muchos otros platos aparte de los más tradicionales, te sorprenderá si la pruebas con una sencilla hamburguesa en lugar del habitual ketchup.

Deje su comentario