Angel Food Cake con Thermomix. Receta Norteamericana

Por | 2017-11-16T16:18:54+00:00 6 mayo, 2014|Panes y repostería|6 Comentarios

El Angel Food Cake o Pastel de Ángel es un tipo de bizcocho que no lleva nada de grasa por lo que recibe su nombre “comida de ángeles” debido a la ligereza que tiene.

Es originario de Norte América y se hizo popular a finales del siglo XIX.

Éste tipo de pastel suele cocerse en un molde alto y redondo con un tubo en en centro, que permitirá que la masa suba “trepando” por las paredes del molde. El molde en cuestión tiene unas patitas para que se pueda dejar enfriando en el propio molde dado la vuelta para que no encoja.

Pero ¿qué pasa si no tenemos el dichoso molde? pues no pasa nada más que tendremos que apañarnos con otro que tengamos por casa con agujero en el medio y apoyarlo sobre una botella de cristal boca abajo para que se enfríe 😉

El bizcocho se presenta normalmente glaseado con cubierto con algún tipo de salsa dulce. Eso ya queda a vuestra elección 😉

Si tenéis ocasión de conseguir cremor tártaro os aconsejo que lo utilicéis puesto que le aporta a las claras una textura más firme y al resultado final un bizcocho de color interior blanco.

Hasta donde yo sé en el mercado se comercializan tres tamaños de molde de Angel Food Cake: 18 cm, 21 cm. y 25 cm. En ésta ocasión hemos utilizado uno de 18 cm. Si tu molde es más grande bastará con modificar las proporciones de los ingredientes.

Ingredientes:

Para un molde de 18 cm.

9 claras de huevo;

1 cucharadita de cremor tártaro*;

Una pizca de sal;

100 gr. de harina de repostería tamizada;

200 gr. de azúcar;

2 cucharaditas de extracto de vainilla;

2 cucharaditas de extracto de almendras (yo prescindo de echarlas porque no me gusta el sabor que deja :S)

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º

1. Batimos las claras a punto de nieve con la pizca de sal y el cremor tártaro si hemos decidido usarlo. Programamos 3 minutos, velocidad 3 y 1/2, temperatura 37º (si hemos sacado las claras directamente del frigorífico)

2. Bajamos la velocidad a 2 y vamos incorporando el azúcar, cucharada a cucharada para que se vaya integrando bien a la mezcla.

3. Incorporamos el extracto de vainilla y el de almendra (si hemos optado por usarlo) y batimos a velocidad 3 durante 1 minuto. Sacamos las claras a un bol.

4. Vamos añadiendo la harina tamizada con cuidado no se nos bajen las claras. Lo haremos con movimientos envolventes. La mezcla ha de quedar con un aspecto suave y esponjoso.

5. Vertemos en el molde y horneamos durante 40 minutos a 180º
6. Comprobamos que el bizcocho está hecho pinchando con el palo de una brocheta. Si no está hecho dejamos 5 minutos más. Nunca más de 50 minutos 😉 Retiramos el molde del horno, damos la vuelta y dejamos enfriar 1 hora.
Para desmoldar el bizcocho pasamos un cuchillo por los lados y por el borde del tubo para que se despegue bien y dejamos enfriar al menos 45 minutos sobre una rejilla hasta que esté frío por completo.
*Nota: el cremor tártaro no lo he usado en ésta ocasión 😉 el resultado es un bizcocho menos blanco y un poco más bajito.
¿te atreves a preparar el tuyo? ¿nos enseñas tu resultado? Buen Provecho 😉

6 Comentarios

  1. Melanie 6 mayo, 2014 en 10:18 pm - Responder

    Tiene una pinta estupenda, habrá que probar a hacerlo. Muchas gracias.

  2. sully 6 mayo, 2014 en 10:53 pm - Responder

    Fantástico rico!!!!

  3. Encarna 7 mayo, 2014 en 5:07 pm - Responder

    dode puedo comprar el cremor tartaro?? gracias

    • Beatriz Ramírez 8 mayo, 2014 en 4:03 am - Responder

      Buenas noches Encarna, lo puedes encontrar online en tiendas especializadas de productos de cocina y también en las farmacias. Un saludo, Beatriz.

  4. Silvia 30 septiembre, 2014 en 4:57 pm - Responder

    Que opinas de sustituir el azúcar en grano por azúcar invertido? Sabes como queda? Interfiere en el montado de las claras? Muchas gracias

    • Beatriz Ramírez 2 octubre, 2014 en 7:49 am - Responder

      Buenos días Silvia, pues no sabría decirte, sería cuestión de probarlo pero igual la consistencia líquida del azúcar invertido no nos deja montar las claras. Lo probaré y te cuento 😉

Deje su comentario