Bollo de Frisia, receta alemana con Thermomix

Por | 2017-11-16T16:19:01+00:00 6 mayo, 2013|Panes y repostería|Sin comentarios

Como bien sabemos nuestro Thermomix nos permite preparar masas levadas de bollería con toda comodidad y los panes dulces alemanes no son menos. Hoy traemos al blog un delicioso bollo típico de la costa noroccidental de Alemania, de la región de la Frisia. Se trata de un pan enriquecido con huevo y algo de azúcar, que se acaba con un glaseado de mantequilla con azúcar que le da una característica corteza crujiente. El resultado se asemeja a una focaccia, pero dulce y con una gruesa y dorada corteza.

Ingredientes

530 gr. de harina de fuerza, 350 gr. de leche, 10 gr. de levadura seca de panadería (30 gr. de levadura fresca), 30 gr. de azúcar, 1 huevo; 50 gr. de mantequilla y 50 gr. de azúcar para glasear.

Elaboración

Como tenemos costumbre en casi todos nuestros panes dulces, prepara primero un prefermento con 100 gr. de harina, 100 gr. de leche y toda la levadura. Pon los tres ingredientes en el vaso y programa 15 segundos a velocidad 4. Deja fermentar hasta que esponje y esté burbujeante.

Añade entonces el resto de los ingredientes, menos la mantequilla y el azúcar para el glaseado. Programa 2 minutos, vaso cerrado y velocidad espiga. Deja reposar 10 minutos y vuelve a programar 1 minuto, vaso cerrado y velocidad espiga.

Repite este proceso de amasado durante 1 minuto y reposo de 10 minutos, al menos tres veces, aunque tantas como sea necesario para obtener una masa lisa y elástica. Tras terminar el amasado, deja levar la masa dentro del vaso hasta que doble el volumen.

Cuando la masa haya fermentado bien, programa 1 minuto, vaso cerrado y velocidad espiga para desgasarla. Pásala a la encimera enharinada y aplástala con las manos en forma de rectángulo que encaje en una bandeja del horno. Debe quedarte de un grosor aproximado de un dedo.

Forra con papel de hornear una bandeja, engrásalo un poco con aceite y coloca la masa encima, procurando que quede de parecido grosor en toda su superficie. Déjalo que doble de nuevo el volumen, tapado con un plástico o un paño humedecido.

Cuando haya levado el bollo, pon la mantequilla en un bol y derrítela en el microondas.  Añade el azúcar, bate un poco con un tenedor y pincela toda la superficie de la masa generosamente. Mete la bandeja con la masa en el horno y hornéalo 25 minutos en el horno calentado a 200°, hasta que el bollo esté bien dorado.

Este bollo de Frisia resulta delicioso recién hecho y el mismo día de su preparación. Para conservarlo más de un día es conveniente guardarlo en una bolsa de plástico, aunque si se te queda algún resto también queda estupendo en rebanadas tostadas.

Deje su comentario