Cómo hacer pasta fresca de remolacha, receta italiana con Thermomix

Por | 2017-11-16T16:19:25+00:00 26 marzo, 2012|Arroces y pastas|2 Comentarios

Aunque hacer la pasta fresca en casa es algo laborioso, el resultado merece la pena, y además con nuestro Thermomix el amasado se simplifica mucho. Los ingredientes son baratos, harina y huevos, con el añadido ocasional de algún colorante natural, como la pasta de remolacha que usamos en este caso. Otras opciones tradicionales de las amas de casa italianas son la pasta de tomate, de espinacas, de setas o de azafrán.

La remolacha cocida aporta un intenso color a la pasta, aunque al cocerse queda rosa pálido. Una vez cocida, se puede servir con ricotta (requesón), tomates secos o alguna salsa sencilla de nuestro gusto, y sencillamente con aceite de oliva y ajos será deliciosa.

El sabor y la textura de la pasta fresca es muy diferente a la pasta seca, industrial, que como hemos dicho están preparadas con sémolas de trigo duro. La cocción además es mucho más breve, y si se quiere se pueden secar y conservar, o incluso congelar para usarla con posterioridad, sobre todo recomendable si llevan relleno.

Ingredientes, para medio kgr. de pasta

300 gr. harina, 3 huevos tipo L, 5 gr. aceite de oliva virgen extra, pizca de sal fina, 40 gr. de puré de remolacha.

Elaboración

Tritura una remolacha mediana en Thermomix, 10 segundos a velocidad 4. Aparta y escurre sobre un colador de mala fina, apretando con el dorso de una cuchara para extraer todo el líquido posible. Del puré denso obtenido necesitaremos unos 40 gr.

Introduce en el Thermomix el puré de remolacha, con la harina, los huevos y la sal. Mezcla 4 minutos a velocidad espiga, hasta conseguir una masa uniforme.

Pasa a la mesa enharinada ligeramente, forma una bola con las manos y deja reposar, tapada con un trapo, una media hora. Al cabo es este tiempo espolvorea el rodillo y la pasta con más harina, cortando en 3-4 piezas, y estira con rodillo hasta que quede fina, dependiendo de tu gusto. Habrá que añadir bastante harina en la mesa y rodillo, ya que la remolacha aporta humedad a la pasta.

Si tienes máquina de pasta italiana, de rodillos, estira hasta la penúltima muesca, espolvoreando con harina en cada pasada. Deja secar las tiras de pasta unos 15-20 minutos, dependiendo de la humedad ambiente, pero no demasiado, ya que la pasta se vuelve quebradiza. Puedes usar un secador de pasta, de madera, o directamente sobre la mesa enharinada.

Corta con un cortapastas rotatorio tiras de 1 centímetro de ancho y deja secar media hora sobre la mesa enharinada. Cuece la pasta en abundante agua salada, unos 15-20 segundos como máximo. Escurre y sirve al momento.

Consejos, degustación

Una vez preparada la pasta fresca casera de remolacha, puedes secarla, sin cocer, una o dos horas y luego congelarla en bolsas herméticas, de esta forma se conservará mejor, sobre todo por llevar huevo en crudo. Una vez cocida se debe consumir al momento, con tu salsa favorita, aunque también se puede guardar en frío, en un tupper, cubierta de agua, para consumir en pocos días.

2 Comentarios

  1. haydee 7 octubre, 2012 en 2:23 am - Responder

    esto es probable que te interece yo lo estoy haciendo

  2. Raquel Galin 11 abril, 2018 en 12:45 pm - Responder

    Umm que rica tiene que estar!!

Deje su comentario