Harira, sopa marroquí con Thermomix

Por | 2017-11-16T16:19:32+00:00 13 enero, 2012|Sopas y cremas|Sin comentarios

La famosa harira es una sopa de Marruecos muy elaborada y especiada, que normalmente se sirve como plato único en el Ramadán o en grandes celebraciones. Es un plato muy contundente, al que se le suele añadir pasta y arroz para hacerla más nutritiva.

Para prepararla puedes usar carne de cordero, aunque preferimos la ternera para un sabor más suave. Tradicionalmente se sirve con un poco de mantequilla rancia, smen, ya en el plato, con un sabor parecido al queso, y que puedes encontrar en tiendas especializadas e incluso en las carnicerías árabes.

Ingredientes, 4 personas

100 gr. carne de ternera (morcillo, cadera), 100 gr. cebolla pelada, 100 gr. garbanzos cocidos, una pizca de azafrán (o colorante amarillo), 20 gr. aceite de oliva virgen extra, media cucharadita de jengibre molido, 1300 gr. caldo de carne o de pollo, 50 gr. lentejas, 50 gr. pasta para sopa, 3 ramas de cilantro, 3 ramas de perejil, 10 gr. concentrado de tomate, 20 gr. apio, 100 gr. tomate pelado, sal, pimienta.

Elaboración

Introduce en el vaso la carne, cortada en dados de 2 centímetros como máximo, con la cebolla pelada, picando 4 segundos a velocidad 4. Aplica después un golpe de turbo. Baja con la espátula los restos del interior del vaso, añade el aceite y programa 8 minutos a temperatura varoma, velocidad cuchara.


Añade los tomates pelados, un poco troceados, el jengibre y el azafrán, el apio, el perejil y el cilantro. Trocea 4 segundos a velocidad 4. Baja con la espátula hacia las cuchillas y añade el caldo, ajustando de sal y pimienta, a gusto. Incorpora las lentejas y el concentrado de tomate, dejando cocer 45 minutos a 100º, velocidad cuchara.

En este punto añade la pasta para sopa, que pueden ser fideos o conchitas de pasta, y los garbanzos cocidos, acabando la cocción otros 10 minutos a 100º, velocidad cuchara, o hasta que la pasta esté cocida.

Consejos, degustación

Sirve la harira, sopa marroquí con Thermomix, en cuencos individuales, acompañando con gajos de limón. Tradicionalmente se acompaña también de dátiles e higos secos.

Deje su comentario