Galletas saladas de queso feta, receta griega con Thermomix

Por | 2017-11-16T16:19:34+00:00 2 diciembre, 2011|Panes y repostería|Sin comentarios

Las pastas o galletas saladas son un aperitivo o tentempié muy popular en Grecia. Estas galletas saladas de queso feta cuentan entre sus ingredientes con el queso elaborado en Grecia más conocido fuera del país: el feta. Este popular queso, salado y sabroso, se elabora con leche de oveja cruda y les da su sabor característico a estas galletas tan sencillas.

Ingredientes

320 gr. de leche, ¼ cucharadita de sal, 10 gr. de azúcar, 150 gr. de queso feta, 500-550 gr. de harina, 2 cucharaditas de levadura química, 50 gr. de mantequilla a temperatura ambiente, 1 huevo batido para pincelar, ajonjolí para adornar.

Elaboración

Vierte y pesa la leche en el vaso. Añade la sal, el azúcar y el queso feta un poco desmenuzado con la mano. Programa 5 segundos a velocidad 5 para deshacer el queso y mezclar. Pesa 500 gr. de harina con un cuenco sobre el vaso del Thermomix. Añádele la levadura. Tamiza ambos ingredientes juntos y añádelos al vaso. Programa 6 segundos a velocidad 6, para que se mezcle todo bien.

A continuación, programa 1 minuto a velocidad espiga y ve añadiendo la mantequilla ablandada en trocitos, poco a poco. Comprueba que se ha distribuido bien la mantequilla, de no ser así, programa 30 segundos adicionales a velocidad espiga. Si la masa te queda demasiado pegajosa, añade algo más de harina, ya que la consistencia final de la masa depende de la capacidad de absorción de la harina y también del grado de humedad que tuviera el propio queso. La masa se debe poder extender con facilidad, sin pegarse demasiado.

Prepara un pedazo de film de plástico para la masa. Sácala del vaso ayudándote con la espátula y vuélcala sobre el plástico. Envuélvela bien y déjala reposar en el frigorífico por lo menos una hora.

Cuando quieras hornear las galletas, calienta el horno a 200 °C. Extiende la masa sobre la encimera enharinada, hasta un grosor aproximado de 3 mm; no es necesario que quede muy fina. Corta círculos de masa con un cortapastas o un vaso pequeño, de 4-5 cm de diámetro, y ve colocándolos en una bandeja de horno forrada de papel de hornear. Bate el huevo y pinta las galletas. Por último, espolvorea ajonjolí sobre las galletas. Hornea 15 minutos, hasta que estén doradas. Sácalas a una rejilla para que se enfríen.

Consejos, degustación

Estas galletas saladas de queso feta resultan perfectas como aperitivo y para acompañar a un vino. Consérvalas en una lata para galletas, pero ten en cuenta que están mejor el mismo día que se preparan, ya que con el paso de los días pueden perder su punto crujiente.

Deje su comentario