Salame di tonno, salchichas de atún, receta italiana para Thermomix

Por | 2017-11-16T16:18:07+00:00 31 marzo, 2011|Aperitivos y entrantes|3 Comentarios

Es es una receta italiana tradicional, el saleme di tonno, una especie de salchicha cocida a base de atún en conserva, huevos, pan y parmesano. Además de mezclar la masa, nuestro Thermomix nos permite una cocción perfecta gracias al accesorio Varoma para cocción al vapor.

Para envolver la masa y darle forma lo mejor es usar papel de aluminio, aunque también puedes usar film transparente, mejor en doble capa.

Ingredientes, 4 personas

300 gr. atún en aceite, escurrido, 3 huevos tipo L, 100 gr. pan rallado, 100 gr. parmesano o grana padano rallado, pizca de sal, pimienta molida.

Elaboración

  1. Escurre bien el atún e introduce en el vaso junto con el resto de ingredientes, los huevos, el pan rallado, el parmesano, una pizca de sal y un par de golpes de molinillo de pimienta. Mezcla 10 segundos a velocidad 5.
  2. Estira sobre la mesa un trozo de unos 30 cms. de largo de papel de aluminio. Deposita la mitad de la masa en el centro, dándole forma de salchicha gruesa. Enrolla cerrando bien los extremos, dándole forma. Repite el proceso con la otra mitad de la masa.
  3. Lava el vaso y precalienta 1 litro de agua 8 minutos a temperatura Varoma, velocidad 1. Introduce los rollos de atún dentro del recipiente Varoma, y cuece 35 minutos, temperatura Varoma, velocidad 3. Aparta, destapa y deja templar.
  4. Guarda en frío una hora al menos. Desmolda y corta en rodajas de medio centímetro de grosor. Sirve acompañado de mayonesa o salsa de tomate casera, o sencillamente con un hilo de aceite de oliva virgen extra. Si quieres puedes servirlo con rodajas de huevo duro.

El grana padano

El Grana Padano es uno de los quesos más apreciados en Italia tanto como aperitivo como en la cocina. No tan famoso como el Parmigiano Reggiano, es, sin embargo, el queso más vendido en el mundo, gracias sobre todo a una amplia zona de producción y a sus indudables cualidades.

Su historia se remonta al año 1135, fecha de la fundación de la abadía cisterciense de Chiaravalle, donde los monjes benedictinos comenzaron las obras de acondicionamiento de las zonas pantanosas de la baja Lombardía, creando las primeras granjas y criaderos de ganado vacuno de la época. Pronto la gran producción de leche en torno a los monasterios impulsa la elaboración de cuajadas para su conservación. Esta cuajada, convertida en requesón, se maduraba en los conventos hasta conseguir un queso de pasta dura, el “caesus vetus”, que con el tiempo se denominaría “grana” por su textura granulosa.

Un queso que tiene poco que envidiar a su hermano el Parmiggiano reggiano, pero a precios mucho más asequibles, y que tiene muchos usos en cocina. Pocos platos italianos prescinden del grana padano, tanto en risottos, pastas, sopas, o simplemente como aderezo de carpaccios y ensaladas, donde sus escamas se riegan con aceto balsámico. Pero como mejor se saborea es como aperitivo, en trozos o escamas, acompañado de un pan rústico y una buena copa de vino. En general puede sustituir al parmesano en cocina, sobre todo por su coste muy inferior.

3 Comentarios

  1. Mari luz 29 junio, 2012 en 3:21 pm

    Se puede enrollar en papel film en vez de papel aluminio?

    • pepekitchen 30 junio, 2012 en 7:04 pm

      Sí, claro, siempre que aguante bien el calor.

      Un saludo

  2. Angeles 15 julio, 2012 en 12:23 am

    Tomo nota y seguro que la hago pronto. Es una receta muy interesante para este tiempo.Gracias.

No se permiten comentarios.