16 oct 2014
6 comentarios

El soufflé japonés, también llamado soufflé del Japón o simplemente cheesecake japonés es un postre que se funde en la boca y tiene un sabor muy delicado, muy agradable al paladar con un sabor ligeramente dulce con aroma de limón.

Lo primordial de la preparación de éste postre es el horneado al baño maría que nos va a garantizar que la temperatura del horneado quede constante. También es importante tener paciencia y dejar que el soufflé se enfríe poco a poco dentro del horno puesto que si la temperatura en el soufflé disminuye bruscamente la superficie se nos hundirá, agrietará y/o deformará.

También es muy importante que el montaje de las claras sea perfecto para conseguir la textura perfecta de éste soufflé, pero eso lo tenemos muy fácil con nuestro Thermomix ;D

Ingredientes:

6 huevos a temperatura ambiente (separadas las claras de las yemas);

140 gr. de azúcar;

1 cucharada de azúcar vainillado;

50 gr. de mantequilla a temperatura ambiente;

250 gr. de queso crema tipo philadelphia;

100 gr. de leche entera;

1 cucharada de zumo de limón;

ralladura de medio limón;

60 gr. de harina de trigo;

20 gr. de maizena;

1 pizca de sal;

Azúcar glas

Necesitaremos además:

Un molde desmontable antiadherente. Puede ser de la forma que quieras pero has de tener en cuenta que has de meterlo en un recipiente más grande con agua para el baño María.

1 fuente grande para el baño María;

Papel de aluminio

Preparación:

Precalentamos el horno a 160º (calor arriba y abajo)

1. Comenzamos preparando el molde, para ello recubrimos las paredes exteriores con papel de aluminio para evitar que cuando se esté horneando al baño María el agua entre en él.

2. Colocamos dentro de una fuente más grande para luego preparar el baño María.

3. Montamos las claras a punto de nieve. Colocamos la mariposa en el vaso del Thermomix y añadimos las claras de huevo. Programamos 3 minutos, velocidad 3 y 1/2. Cuando falte 1 minutos añadimos el azúcar y el azúcar vainillado por el vocal. Reservamos.

4. Limpiamos el vaso del Thermomix y secamos bien y volvemos a colocar la mariposa. Añadimos la mantequilla, el queso crema, la leche, el zumo de limón y la ralladura y batimos bien hasta obtener una mezcla brillante y homogénea. Programamos 5 minutos, velocidad 3 y  1/2.

5. Programamos el Thermomix en velocidad 3 y 1/2 sin tiempo y vamos añadiendo una a una las yemas de los huevos por el bocal. No echamos la siguiente hasta tener bien incorporada la anterior para evitar que la mezcla se corte.

6. Añadimos la harina, la maizena y la sal y batimos 1 minuto, velocidad 3. Terminamos de integrar con la espátula.

7. Por último vamos a ir añadiendo en tres tandas las claras de huevo que teníamos reservadas. Lo haremos a mano y nos ayudaremos de la espátula. Lo hacemos suavemente para evitar que se nos desmonten las claras y con movimientos envolventes. Además siempre en la misma dirección.

8. Vertemos la mezcla en el molde que teníamos preparado y echamos el agua a la fuente para hacer el baño María. Llenamos el molde sólo hasta la mitad de la altura del molde.

9. Colocamos un trozo de papel de aluminio sobre la superficie y horneamos 90 minutos a 160º. Cuando falten 10 minutos para que acabe el horneado retiramos el papel de aluminio para que se hornee y dore la superficie.

10. Pasado el tiempo apagamos el horno y abrimos un poquito la puerta. Deja enfriar con el soufflé dentro del horno.

11. Decoramos con azúcar glas.

Notas:

Conservaremos éste soufflé en el frigorífico. Admite congelación

La cucharada de azúcar vainillado puedes sustituirla por 1/4 de cucharadita de esencia de vainilla o 1/4 de cucharadita de extracto de vainilla.

14 oct 2014
1 comentarios

Hoy en nuestro viaje por el mundo con Thermomix nos vamos a Corea a degustar unas deliciosas pastas :D

La cocina coreana es una cocina influenciada por China y Japón, no obstante también ha desarrollado una cocina autóctona rica y muy respetable.

Nos acercamos a Corea con éstas deliciosas pastas que se han de consumir calientes.

Para el amasado utilizaremos nuestro Thermomix de forma que nos resultará muy fácil prepararlas ya que bastará con echar los ingredientes en el vaso y posicionar el selector en vaso cerrado y pulsar a velocidad espiga. Fácil , fácil!

Ingredientes:

250 gr. de harina;

1/2 sobre de levadura instantánea tipo royal;

1/2 cuharadita de sal;

100 gr. de azúcar;

100 gr. de agua;

12 dátiles;

Además necesitaremos:

Una sartén;

aceite de girasol

Preparación:

1. Echamos todos los ingredientes excepto los dátiles en el vaso del Thermomix en el orden que aparecen y amasamos poniendo el selector en vaso cerrado, velocidad espiga, 3 minutos.

2. Hacemos una bola con la masa y la colocamos sobre un papel film transparente un poco enharinado. Ponemos otro papel film enharinado por encima y con ayuda de un rodillo aplanamos la masa lo más fina que podamos.

3. Con ayuda del propio cubilete del Thermomix hacemos círculos con la masa y vamos colocándolos sobre una bandeja forrada con film transparente para evitar que se nos pegue a la bandeja y sea más fácil de manejar.

4. Con el vaso del Thermomix limpio de masa (no hace falta lavarlo) echamos los dátiles con cuidado de repartirlos bien alrededor de las cuchillas. Trituramos tres veces y como es poca cantidad, nos vamos a ayudar del cestillo para que no se esparzan los dátiles por el vaso del Thermomix, para ello ponemos el cestillo en su posición. Trituramos 5 segundos, velocidad 10. Abrimos la tapa y con ayuda de la espátula acercamos de nuevo los dátiles hacia el interior de las cuchillas. Trituramos 5 segundos más, velocidad 10 con el cestillo en su posición. Repetimos la operación una vez más.

5. Nos mojamos las manos para que sea más fácil manipular los dátiles triturados. Vamos cogiendo pequeñas bolitas y las vamos colocando en el centro de cada círculo de masa, presionando un poco para que queden bien adheridos.

6. Freímos las pastas en abundante aceite caliente hasta que estén doradas, las escurrimos sobre papel absorbente y las servimos calientes.

 Buen provecho!

9 oct 2014
1 comentarios

La quiché es una tarta cubierta por una mezcla de huevos batidos, nata líquida y dados de tocino que se sirve como entrante caliente.

Ésta preparación originaria de Lorena se ha convertido en un clásico de la cocina francesa y cada vez está más introducida en nuestra gastronomía.

Os animamos a prepararla, es una receta sencilla que no lleva mucho tiempo de preparación y el resultado es espectacular ;) En vez de usar dados de tocino hemos utilizado beicon.

Si quieres simplificar puedes no hacer la tartaleta de masa quebrada y comprarla directamente comprada pero ya puestos y con lo fácil que es prepararla con nuestro Thermomix también os animamos a preparar la base de forma casera.

Ingredientes:

Para la tartaleta de masa quebrada:

350 gr. de harina de repostería, sin alto contenido en glúten (menos del 10% de proteína);

130 gr. de mantequilla fría en trozos pequeños;

70 gr. de agua fría;

1 pellizco de sal;

1 cucharadita de azúcar;

1 cucharadita de levadura química

Para el relleno:

130 gr. de queso gruyere;

150 gr. de beicon en lonchas;

400 gr. de leche entera;

100 gr. de nata líquida;

40 gr. de haria de repostería;

30 gr. de mantequilla;

1 cucharadita de sal;

Nuez moscada

4 huevos grandes

Preparación:

Precalentamos el horno a 200º

1. Preparamos una tartaleta de masa quebrada, para ello echamos todos los ingrediente en el vaso del Thermomix en el orden que se indican y programamos 15 segundos, velocidad 6.

2. Volcamos la masa sobre una superficie plana y formamos una bola lo más redonda posible.

3. Para hacer la forma de círculo podemos ayudarnos directamente de un rodillo. Pondremos primero la masa sobre un papel de hornear para que luego sea más fácil manejar la masa. Extendemos hasta conseguir una masa fina.

4. Con cuidado cogemos el papel de horno con la masa encima y lo colocamos sobre el molde, apretamos bien la masa sobre el molde.

5. Retiramos el papel de horno con cuidado.

6. Pasamos un rodillo por el borde del molde para eliminar los restos de masa quebrada y con esos restos rellenaremos los huecos que nos hayan quedado por otras partes del molde.

7. Pinchamos la masa con un tenedor para evitar que suba mientras se hornea. Horneamos 15 minutos a 200º.

Mientras tanto preparamos el relleno

8. Cortamos el queso en trozos regulares y rallamos 15 segundos, velocidad progresiva 5-10. Retiramos y reservamos.

9. Ponemos el bacon en el vaso del Thermomix y programamos 5 minutos, temperatura Varoma, velocidad cuchara para que suelte la grasa. Escurrimos la grasa y reservamos unos trozos de beicon para decorar. El resto lo troceamos 4 segundos, velocidad 5. Retiramos y reservamos separado del queso.

10. En el vaso sin lavar ponemos la leche, la nata, la harina, la mantequilla, la sal y la nuez moscada. Programamos 5 minutos, temperatura 90º, velocidad 4.

11. Añadimos los huevos y el beicon troceado y mezclamos 5 segundos, velocidad 2.

12. Vertemos el relleno sobre la tartaleta de masa quebrada y cubrimos con el queso rallado reservamos y adornamos con las tiras de beicon. Horneamos 25 minutos a 180º.

Buen provecho!!!